RSS

Activismo


De Juan…

… Dom R nombró una palabra a la que quiero referirme “Flojera”.  Este es nuestro gran problema.  La juventud no es mala pero la flojera no la deja superarse.

Flojera es lo que tenemos en la mañana para levantarnos y por eso no hacemos oración.  Flojera tenemos para hacer las tareas y de ahí vienen las malas notas. Flojera tenemos por la noche para acostarnos y preferimos estar hasta media noche viendo televisión.

La flojera es la causa de todos nuestros problemas.  Por la flojera no somos buenos, aunque nos dan ganas de serlo, pero como eso exige sacrificio, nos da flojera hacer esfuerzos.

¿Por qué en tu próxima carta no me hablas de esto y  me da unos consejos?

Saludos de todos,

Juancho

 

A Juan…

“Ni modo” como dicen los mejicanos, que también a mi me da flojera y no te responda de inmediato.

La flojera es falta de carácter, el carácter radica en la voluntad y Santo Tomás dice que es la expresión de la virtud de la fortaleza.

Es uno de los puntos fundamentales de la formación de un muchacho,

La formación del carácter está resumida en tres palabras que si las pones en práctica, verás qué magníficos resultados te dan.  Esas palabras son tres  “A”:

Abstente

Aguanta

Ataca

Abstente de decir una palabra,  de hacer determinada cosa. ¿Tienes ganas de comerte un dulce?  “Abstente”. ¿Deseas ir a jugar foot-ball en vez de hacer la tarea?  “Abstente”.  ¿Te dan ganas de regañar a tu hermano que te está molestando?  “Abstente”, Y así de muchas cosas pequeñas,  que poco a poco te ayudarán a abstenerte de cosas grandes y pecaminosas.

Aguanta:    frío, calor, estar de pie o sentado. ¿Vas a fumarte un cigarrillo?  Ya lo tienes en los dedos y lo has golpeado para que quede más firme.   Mira el reloj y aguanta cinco minutos antes de fumártelo y así con muchas cosas.

Ataca.  Las dos actitudes anteriores son negativas; esta es positiva y en ella propiamente está la virtud de la fortaleza, Emprender exige más esfuerzo que abstenerse o aguantar porque pone en juego toda la capacidad de creatividad de la persona.

¿Te queda claro?

 

ACTIVISMO

-¿Quieres decirnos cuál es ese novísimo ascetismo? -preguntó Luis.

-El Activismo, la creencia de que mientras trabajamos lo hacemos todo.  No necesitamos mortificación corporal alguna porque el trabajo es penitencia.  No necesitamos meditación porque el trabajo es oración.  No necesitamos disciplinarnos porque el trabajo es un látigo. No necesitamos ayudas para la santificación porque el trabajo es santificación. El trabajo es el camino purgativo, iluminativo y unitivo.  El trabajo es la Cruz… y el avión de línea que ha de conducirnos derechitos al Cielo… Pero lo peor de todo es que la mayoría de nosotros tenemos trabajo suficiente para mantenernos alejados del peligro.  Una jornada de verdadero trabajo nos mataría a la mitad de nosotros.

-Entonces – preguntó José- ¿Tú crees que falta de mortificación es el cáncer que está acabando con la vitalidad de los cristianos?  Sospecho que hay bastante verdad en lo que dices,  pero, cómo vas a acoplar eso en tu teoría, José?.

-Muy fácilmente. ¿Por qué nos mortificamos tan poco? ¡Porque no meditamos!.  Porque no tenemos conciencia de nuestro papel de dobles de Jesucristo. Si yo dirigiera una honda mirada a Jesús que siendo Dios tuvo ante Sí la Cruz desde Belén al Calvario, crees que podría dejar de mortificarme?  Si yo estudiara en serio al varonil, al vigoroso, al divino “Hombre-Varón” que fue Jesucristo, ¿crees que podría ser flojo?  De ninguna manera.  Creo, Luis, que ya he encontrado la curación….

Con su laconismo y claridad habituales, Luis expuso las líneas generales más importantes de la conversación que habíamos sostenido la noche del día en que Jimmie el aviador, el doble de Hollywood,  me había abierto los ojos.  Me impresionó ver la forma en que la idea del doble se apoderaba de Eduardo.  Parecía entusiasmado con ello, pero cuando llegamos a la meditación matinal y al examen nocturno como medios indispensables para mantener esta idea vital, su rostro cambió.

-¡Ah, si, es la solución! La única solución.  Pero ¿podrá Imponerse?  Nosotros somos reacios a todo cuanto signifique oración mental formal y qué inconsciente es todo…  Nos dedicamos a predicar la absoluta necesidad de gracia para toda obra saludable y nos olvidamos que no sólo tenemos que salvar nuestras almas, sino al mismo tiempo las almas de los demás.  Como tú dices tenemos que doblar a Cristo…. Qué océano de gracia se necesita para realizar nuestra labor.  Sabemos que esa gracia la podemos alcanzar mediante la oración; enseñamos que es infaliblemente cierto el poder alcanzar esa gracia mediante la oración, y somos tan estúpidos…. que no oramos.

-Distingo -intervino Luis-.  No hacemos formalmente la meditación.  Te lo concedo.  Pero no es ésa la única forma de oración que existe.

-Ya lo sé, Luis. ¿Pero, conoces a alguien capaz de utilizar eficazmente la oración vocal sin intentar también dominar la oración mental? ¿No es una distinción muy sutil cuando descendemos a las realidades? ¿Puedes rezar bien el Rosario sin emplear la oración mental?  Claro que si nos ajustamos a la mecánica de la oración mental, asegurando que sólo existe meditación, si comenzamos por situarnos en la presencia de Dios con gesto humilde, composición de lugar y una plegaria de introducción – tres puntos distintos y una duración exacta para el coloquio; ni yo medito ni conozco a uno sólo que lo haga.  Pero por lo que has esbozado, José no se refiere a eso.  Si me permites  una distinción, diré que debemos hacer oración mental,  pero ésta sólo viene tras la meditación formal.  Llámala como quieras, con tal que pienses profundamente, largamente y con amor sobre lo que El fue y lo que El hizo, con intención de ser como El y hacer exactamente lo que El.  Eso es lo que quiero decir cuando me refiero a la oración mental.  Y eso era lo que quería decir José,  si el resumen que has hecho era acertado.

-Tienes razón, Eduardo, y Luis lo sabe también.  Cuando me hizo la misma objeción, le di la misma respuesta.  No acabo de saber lo que tiene en la cabeza.

-Yo te lo diré: ustedes dos admiten que la idea de la meditación formal no sería bien recibida por el común de los cristianos, Yo lo sé tal vez mejor que ustedes dos y por eso les he objetado. Quería ver sí conseguía que expresaran su idea de aluna forma, si conseguía que presentaran bien fundada idea bajo su etiqueta nueva.  Venderles  esa idea que es la solución.  Pero para que accedan a comprarla, deben  de dársela envuelta en un papel distinto.  Los tres estamos de acuerdo en lo que debería hacerse; el lado positivo de nuestra vida ha de acentuarse más que el negativo.  Nuestra misión consiste más en animar, para el futuro, que en desanimar por el pasado. Supongan  entonces que yo les pregunte cuál es la virtud que más necesitamos?.

Ahora sí vas entendiendo juancho, lo que es la oración y por qué Pío XII la llamó: “Respiración del alma”?  Qué te parece este capítulo.  Pide al Señor que lo comprendas y lo vivas.

Afectísimo en Cristo,

PAFER

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: