RSS

Sed Limpios


De Juan…

“…. Ojala la vida fuera una gran comedia.  Es verdad que bufones sobran… pero lo grave es que no es una gran comedia sino una gran tragedia: parece poquito lo que te escribía en mi anterior carta, sobre una humanidad de esclavos que se creen libres?

No, no me gusta el teatro.  No me gusta “aparecer”, me gusta “ser”.  Prefiero el Basket o el foot-ball, allí soy jugador bueno o malo, pero después de la partida el cansancio es verdadero, el sudor es verdadero, el gusto de haber ganado o el pesar de haber perdido son verdaderos.

Y el cine, ni hablar: allá sí es cierto que hasta le hacen oler a uno lo que quieren.  No le oculto que me fascina pero me hace un daño horrible, En esto mis padres han tenido conmigo mucho cuidado, Creo no haber asistido nunca a una película abiertamente mala y sin embargo cuánto mal me hace el cine. Tú sabes que como todo muchacho soy profundamente emotivo y casi todo en el cine es engaño especialmente las manifestaciones de amor, aunque creo no haber perdido mis principios sobre la honradez, el noviazgo, el matrimonio, etc.  Sin embargo, salgo siempre de las películas con una sensación de que todo en el mundo es engaño y que lo único verdadero del cine es la representación de esa mentira…

Respecto a esa palabra de San Pablo “revestíos de Cristo” “vestíos de Cristo” tanto más si “hace alusión a una metáfora tomada del teatro” como dice tu famoso librito, la acepto y no la acepto.  Me explico: si es para que uno de esos cristianos, de tantos que hay, engañe a la gente haciéndose pasar por oveja siendo lobo rapaz, no la acepto.  Si en cambio es, como lo quiere el Apóstol, para que el cristiano utilice las palabras de Cristo, los modales de Cristo, estoy de acuerdo con Luis de que es sinónimo de doble.

Cuánto he pensado en que debo ser puro por ser hombre y por ser cristiano, pero nunca se nos invita a la pureza por esta razón.  Me da pena contarle una cosa: hay Padres que no nos hablan sino de eso, como si fuera el único problema que tuviéramos. El otro día comentábamos con otros muchachos que parecía  que el Padre tuviera muchos problemas ya que no hablaba sino de eso, Pero nunca había pensado que debo ser puro por mi dignidad humana; que debo ser puro por ser el doble de Cristo, pídele a Jesús que sea un verdadero doble suyo.

Juancho

 

A Juan…

“… Me parecieron muy interesantes tus observaciones sobre el teatro y sobre el cine. Tienes razón: como el mundo lo quiere dirigir “el padre de la mentira”, el demonio,  por eso hay tanto engaño. Ya decía el Apóstol, tu homónimo, que el mundo está asentado sobre la maldad.

¿Has oído hablar de autenticidad?  Es una palabra de moda que muy pocos entienden.  Yo te diría que tu carta pasada es una apología de la autenticidad.  ¿Quieres que te diga lo que es?.  Eres auténtico cuando “eres tú mismo”, es decir cuando como hombre piensas, hablas, te portas como un muchacho de 17 años.  Eres auténtico en tus ideales de grandeza y en tus desalientos.  Eres auténtico cuando ríes a carcajadas lo mismo que cuando se te aguan los ojos por pensar en los esclavos de este siglo .Eres auténtico cuando te emocionas al oír las Oberturas de Rossini, como cuando inconcientemente llevas con el cuerpo el ritmo de un disco de moda.  Eres auténtico cuando miras con embeleso el rostro de una quinceañera, como cuando sientes vanidad por un buen gol que acabas de meter.  Eres auténtico cuando te fastidias con tu hermanito que no te deja hacer la tarea de álgebra, lo mismo que cuando te dan ganas de no hacerla por ir a la heladería a estar con tus amigos,  en todos estos contrastes eres auténtico: son propios de tu edad, de tu condición.  No lo eres cuando reaccionas como un chiquillo, frunciendo los hombros cuando te hacen un reproche en la casa o cuando haces lo que viste en cine o lo que te dicen los compañeros?.  Que en adelante seas puro para ser un auténtico hombre y para ser un cristiano auténtico.  El capítulo de hoy te aclarará más este tema.

Porque no eres solo un hombre,  Juancho,  eres además un cristiano y no eres auténtico sino cuando eres el “DOBLE” de Jesús… que pocos cristianos son auténticos, por eso habrás oído la expresión “cristiano auténtico”, es decir, de veras, no de mentiras, no en apariencia.  No se trata de que “haga” lo que hace un cristiano, ni de que “aparezca” como Cristo.  Esta es la auténtica autenticidad,  si así se pudiera decir.

A ver si “Dom R” nos aclara más estas ideas.( Dan R” es el autor del librito)

SED LIMPIOS

-Lo primero que he anotado es que debo mantenerme INTOCABLE,  intocable para todos.

-Eso resulta interesante,  pero antes de seguir adelante, dime cuál es el objeto de todo esto.

-Ya sabes, Luis, que somos millones de católicos; nuestro conjunto, como tal, es bueno.  Claro que ha habido defecciones y las seguirá habiendo,  pero no obstante, nuestro porcentaje de leales es más elevado que el del Colegio Apostólico, Nosotros no perdemos uno de cada doce.  Luego, al menos negativamente, somos un cuerpo de hombres bondadosos.  Pero nuestra vergüenza es que no somos grandes,  Luis.  Somos aceptados cuando deberíamos ser respetados. Somos medianamente virtuosos cuando deberíamos serlo heroicamente.  Somos buenos a secas, cuando deberíamos ser santos.  Somos hombres mediocres, dirigentes mediocres, mediocres en la oración, estudiantes mediocres y mediocres en el ejercicio de nuestro cristianismo.  En conjunto, qué representamos?  La mediocridad… y nada más.  Y no debería ser así.

-Quizá exageres, José. En nuestras filas contamos con algunas personalidades verdaderamente grandes, con algunos hombres destacados en el periodismo o en la radio, con un buen número de excelentes escritores. Muchos de ellos están muy por encima de esa mediocridad de que hablas.

-De acuerdo, Luis, pero y la masa?  El maestro vulgar y el estudiante vulgar qué son?  Nada más que pura vulgaridad?

-Esa es la palabra, José, pero la masa siempre es vulgar, no?

-La masa de cristianos no debería serlo.  Y ahí es donde quería ir a parar, precisamente, No somos conscientes de nuestra dignidad y de nuestro deber; no tenemos conciencia del hecho de que somos dobles de Jesucristo y de que en Jesucristo no existe vulgaridad.  Por ejemplo…Si fuera consciente de mi dignidad sería puro.

-Si a los lentos les decía Isaías: “sed limpios, vosotros los que llenéis los vasos del Señor”, con cuanta razón San Pablo recomendaba: “Sed puros porque-vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo”.

-Qué mandamiento para hacerlo resonar constantemente en mis oídos.  “Sed LIMPIOS, Sed PUROS”.  Antiguamente, los leprosos solían gritar “impuro, impuro.”, para que nadie se les acercase.  Si hoy día nosotros los cristianos proclamásemos nuestra pureza gritando continuamente: Limpios, puros, el mundo se mantendría convenientemente apartado de nosotros.  Deberíamos conservarnos aislados e intocables, no porque seamos impuros, sino porque estamos consagrados, por el bautismo.  Tenemos que ser limpios para el mundo de la política o del placer, para el mundo de los negocios y la banca, es decir para todo el mundo mundano.

-Ten cuidado no te enredes, José.  No bajes a los detalles y limítate a tu idea.  Empezaste por la mediocridad, viniste a la pureza.  A dónde vas a ir a parar?

-Pues solo a esto.  Yo soy un doble de Jesucristo y por lo tanto tengo    que ser PURO y no puedo ser un mediocre.

-Mira, Luis, yo considero que la causa de más de un colapso en la vida se debe a dejarse arrastrar por el mundo, en vez de dedicarse a encauzarlo.  Nos mezclamos con todos y nos mezclamos como cualquiera de ellos, en lugar de tratar de elevar a los demás a nuestro nivel, nos complacemos en descender al suyo.  Nos mezclamos a ellos con demasiada libertad y les permitimos ser demasiado libres con nosotros, el mundo no duerme.  Por eso, qué es lo que ocurre?.  La pérdida de la dignidad  y la adquisición de costumbres mundanas.  No quiero decir con esto que debemos ser distantes.  Pero siempre debemos ser dignos de nuestra dignidad que es la de Jesucristo.

-Todavía estás poco definido, José,

-Muy bien, entonces, ahí van unas cuantas precisiones.  Debemos ser amistosos con los hombres y con frecuencia somos vulgares.  Ya sé que nuestro Señor “comió y bebió” con publícanos y pecadores, pero tú crees, Luis que le estamos doblando en realidad cuando comemos o bebemos con ciertas gentes o en ciertos lugares?  Ya sabes que no soy totalitario.  Nunca fui partidario de la ley seca; y, sin embargo, no me gustaría… Qué degradación.  No te has dado cuenta de lo cierto que es el dicho de “ubi bachus regnat, ibí venus saltat” donde reina baco, allí aparece venus.?

-Tienes mucha razón.  Pero no olvides nunca que la bebida es una criatura de Dios, una cosa indiferente en si.  Lo condenable no es su uso, sino su abuso.

-¿Y qué es lo que condeno?  No hablo de una copa, hablo de la bebida.  Ya sé que es una criatura, pero lo que yo pregunto es cuántos de nosotros la usamos como tal criatura. Es una criatura que puede servir para estimular el apetito y promover la jovialidad, y lo que fomenta por lo general es la embriaguez. Es una criatura de Dios como tú dices, pero sólo los verdaderos hombres de Dios la utilizan como tal; sólo los dobles perfectos de Jesucristo no abusan de ella.

-Lo sé de sobra.  Pero piensas en Jesucristo, habría hecho del deporte una afición absorbente?

-Hombre, si lo que quieres decir es si hubiera sido tan fanático del deporte como lo somos muchos de nosotros; si se hubiera enviciado en el juego de tal forma que hubiera olvidado su dignidad y su deber, mi respuesta sería un rotundo NO.

-Y déjame añadir esto: si por alguna razón buena, Jesucristo hubiese creído que podía ayudar a algún alma haciendo los dieciochos agujeros del golf, tengo la seguridad que jamás hubiera hecho El el diecinueve en la forma que algunos lo hacemos.

-Bueno, muy bien.  Ya hemos visto los peligros de una humanidad imprudente, de la bebida excesiva, de la pasión de un deporte…Qué más me dices?”

¿Cómo te parece todo esto, Juancho?

Recibe un fuerte abrazo de tu afectísimo en Cristo,

PAFER

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: