RSS

Retiraos


De Juan…

“Caramba, esto de ser doble del Hombre-Dios se está complicando.  No ser mediocre porque soy “doble”; no excederme en la comida, ni en la bebida porque soy “doble”.  Perdóname; no es demasiada exigencia? ¿No será por eso por lo que pocos se deciden?

Yo tenía un compañero de colegio: pertenecía no sé a que movimiento apostólico; un día me dijo: “¿Qué  hago  que  me  cansé de ser bueno?

¿Ah? “Yo no respondí nada, porque, qué podía responder?  Para serte franco no entendí que era “ser bueno” y ni qué “cansarse de serlo”.

Hoy se me ocurre que eso de “ser bueno” de verdad debe ser muy cansón; debe ser como proponerse uno a no sacar sino 6, en las calificaciones, ni 5 ni 7. Realmente esto debe exigir tal esfuerzo que tiene que fatigar.  En cambio el querer sacar 10 exige sacrificios, pero no cansa.  Yo de esas cosas no sé, pero creo que intentar “ser santo” es decir sacar 10 es más atractivo y apasionante que hacer esfuerzo por ser bueno, “ser bueno”, es decir mantenerse en 6.

No sé si me explico. Perdóname que todas mis comparaciones sean con notas.

Esto respecto a la mediocridad y ahora lo de la pureza… eso sí que es “peliagudo”.  Me da como pena decirte que no es que yo haya sido un santo, pero francamente tampoco es el mayor problema de mi vida.  Desde que tengo ideales “grandes”, sobre todo desde que tú comenzaste a transcribirme tu famoso librito y hablarme del “doble del Hombre-Dios”, no he tenido  tiempo, para pensar en eso.

Pero, a propósito por qué no le escribes a mi hermano Jorge?  El está en sus 15 años.  Yo lo encuentro a veces solitario, echando “globos”, reservado.  Yo tuve 15 (mi papá probablemente no … ) querría hablarle, pero no sé cómo, no sé que decirle, no sé cómo explicarle lo que  a él le  está pasando, lo mismo que me ocurrió a mí y a todos y posiblemente él cree que es a la única persona del mundo a quien le pasan esas cosas, eso mismo creía yo.  Si le escribes a Jorge no dejes de mandarme una copia de la carta, quizás con ella puedo ayudar a muchos.

Ora para que no sea solo “puro”, sino “limpio”, para que no sea un mediocre, para que sea un santo, para que sea el “doble de Jesús” (Me tiembla la mano al escribir esta palabra…). 

Juancho

 

A Juan…

“Tú no me dejas responder con rapidez.  Me dices tanto en tus cartas.  Me parece escuchar en tus palabras la voz de una juventud que hace un reproche: por qué durante tantos años no han hablado de “cositas y no de santidad? ¿Por qué las clases de Religión se convierten en unas lecciones para pasar curso y no nos hablan de “El”?.

Se cuenta que San Ignacio cuando era viejecito andaba golpeando las florecitas con un bastón, diciendo “callad, callad,  ya sé que me estáis reprochando que no amo a Dios como debo, callad… “.

Y tus cartas, tus palabras, lo que dices y lo que no dices, son un reproche para mi, para nosotros.  Razón tiene un pensador moderno en decir: “la juventud no se ha hecho para el placer sino para el heroísmo”.

Esta vez prácticamente dejo sin responder tu carta: me dices en ellas tantas cosas… y tan importantes… que necesito reflexionar, cómo quieres que en una sola carta te hable de santidad, de clases de religión, de los problemas de tu hermano de 15 años, de pureza… Que te ponga a pensar en algo “Dom R”, mientras yo medito qué voy a decirte en respuesta a tus inquietudes.

RETIRAOS

-¿Cómo, Cómo?

-Jesucristo dijo: “vosotros sois la luz del mundo porque Yo os he elegido para eso”.  Si, es verdad que El nos eligió así, pero podemos decir con justicia ” que nosotros somos la luz del mundo”.  Luis, el mundo está loco por el dinero, loco por el placer, y nosotros también nos sentimos tentados por ellos.  Fíjate en los carros y tarjetas de crédito. Casi, lo único no mundano que nosotros conservamos es la medallita que llevamos al cuello y eso que ya tampoco la llevan,

-Vamos, vamos, no te pongas hiperbólico.  Hasta la fecha has sido bastante cuerdo.  No empieces ahora a exagerar, recuerda que tenemos derecho a alguna distracción y que estamos obligados a mirar hacia el futuro.

-Ya lo sé; pero el futuro que debe ocupar la mayor parte de nuestra atención es el de la iglesia en este mundo y el de la eternidad en el otro, Concedo que existan una cantidades prudentes para el cumplimiento de los deberes familiares, para casos de enfermedad, para la vejez, y aún para los sufragios después de la muerte.  Pero verdaderamente yo admiraría más que tuviésemos mayor confianza en Aquél a quien doblamos.  Cristo es providente y pródigo, Cristo es fiel.  Pero pareciera que la única razón de la vida fuera lograr una profesión para conseguir dinero, acumular dinero, dejar dinero.

-Vuelvo a decirte, José, que esos son los menos; los más apenas tienen con qué vivir. -Es posible que sólo los menos estén prácticamente en posesión de las cuentas corrientes, pero muchos las desean y ello es igual de malo.  Estoy seguro de que Cristo jamás habría sido banquero, ni agente de Bolsa.  Estoy convencido de que nunca se le hubiera visto “jugando al alza”.  Y todo esto no por ganar honradamente la vida, sino por enriquecerse a costa de los demás.

-¿Y qué te parece a ti?

Pues esto: que la única profesión que hemos hecho es la de ser dobles de Jesucristo.  Nuestra profesión estriba en tratar de ser pobres como El lo fue y no sólo pobres de espíritu.  Nuestra profesión es ser “Crucificados para el mundo” y no seguidores de sus modas.  Nuestra única profesión es…, andar, hablar, actuar, vivir, SER como Jesucristo.  Si El recorría Judea de arriba a abajo, no lo hacía como turista.  Si El fue a la montaña y a la orilla del  mar, jamás en sus treinta y tres años de existencia terrena se tomó una vacación.  Su recreo consiste en cambiar de ocupación.  Para descansar subía a la montaña para orar, o bien “llevaba a sus discípulos aparte, a un lugar desierto para descansar un poco”.  Eso es el retiro, Qué malos dobles hacemos del Hombre-Dios.  Quién de nosotros ha practicado las palabras de Cristo “vosotros no sois del mundo”?  Quién de nosotros puede decir como San Pablo: “El mundo está crucificado para mí y yo para el mundo”?

-Pero José, también tenemos derecho a cierto descanso, sobre todo los más viejos y delicados.

-Naturalmente, no me refiero a los que en realidad necesitan del descanso; hablo de la masa.  Es posible que sí necesitamos unas vacaciones, pero unas vacaciones para cristianos con cristianos y como cristianos.  Estoy convencido de que uno de nuestros mayores remordimientos para toda la eternidad serán las misas que no quisimos oír, las veces que dejamos a Jesús esperando en el Sagrario.  No sé si me entiendes…

-Claro que te entiendo, y perfectamente.  Es más, he de decirte que has subrayado de tal forma tu primera conclusión, que Viene a construir casi una acusación contra un cuerpo que, según dices es bueno. En resumen, le acusas de no haberse mantenido intocable y de que, por lo tanto, el mundo le ha rebajado convirtiéndole en un cuerpo de hombres mundanos.  No es eso poco más o menos,

-En efecto Luis; no hemos sido conscientes de nuestra dignidad ni de nuestro deber.  Conservémonos LIMPIOS, limpios del mundo y de las cosas mundanas, puesto que Cristo ha dicho que nosotros “no somos del mundo”.  Limpios del mundo porque estamos consagrados por el bautismo y porque mañana y pasado, hasta el último de nuestra vida consagraremos no un cáliz, un altar, una Iglesia, como lo hacen los Sacerdotes o los Obispos, sino el mundo.  Si yo me repito hoy mismo sin cesar que soy cristiano y cuando llega la necesidad se lo digo a los demás, no tendré dificultad en mantenerme limpio, ni vivir conforme a mi profesión como un Doble de Cristo.

-Es decir, tú reduces todo a ser conscientes de nuestra dignidad.

-Así es.  Nuestra dignidad y nuestro deber se reúnen en la sola palabra: doble. Con que siempre fuéramos conscientes de nosotros mismos, conscientes de nuestra verdadera personalidad, seríamos cristianos de verdad y, a pesar de ello cuánta libertad indebida nos permitimos.

Juancho: “Dom R” termina enunciando una palabra sobre lo que vale la pena reflexionar:          la “personalidad”. ¿Por qué no me dices que entiendes por esto?

Afectísimo en Cristo,

PAFER

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: