RSS

Admirable Fecundidad de la Esposa de Jesús


De Margarita

Como nos lo insinuaba, leímos y releímos sus últimas cartas.  Nos pareció que era como un resumen de cómo deben ser las relaciones con Jesús.

En la celebración actual del sacramento del matrimonio hay dos momentos a los que se les da especial importancia: a la forma como se prometen amor y a la comunión.  Dialogamos largamente sobre el significado de la comunión en un momento tan solemne, pero queríamos que nos explicara porqué se le llama a la comunión “Banquete Eucarístico”.

En otro punto en que insistimos fue: “en las cartas del Esposo”, así llamamos al Evangelio.  Con qué cuidado guarda uno las cartas que le escriben y si en ellas le hablan de amor, con que gusto vuelve a leerlas.  Usted ya nos había hecho referencia a esto en una de sus primeras cartas.  Finalmente llegamos a una conclusión, que esperamos que nos confirme si estamos en lo cierto: un matrimonio se forja con tres elementos indispensables: las cartas, el diálogo y finalmente la entrega; las tres forman como un todo.

Nuestra condición de esposas de Jesús nos prepara para la recepción del Sacramento del Matrimonio, porque en el Evangelio encontramos la correspondencia, en la oración el diálogo y en la comunión la entrega.  ¿Estamos en lo cierto?  Esperamos sus comentarios.

Margarita

 

A Margarita

Tu carta me llevó a la oración.  Cómo no agradecer al Señor las maravillosas luces conque las está iluminando?  Jesús está cumpliendo su promesa: “cuando dos o más se pongan de acuerdo para reunirse en mi nombre, yo estaré en medio de ellos” (Mt. 1 8,20).  Continúen leyendo estas cartas en grupo.  Coméntenlas, Jesús, el Esposo Divino, estará presente y el Espíritu Santo las iluminará con sus luces e inflamará su corazón de amor.

Quiero explicarles el sentido de “banquete” en el Evangelio.

Cuando uno quiere expresar su amor regala alguna cosa.  Pero hay regalos que son significativos, por ejemplo las flores, porque su aroma penetra y su belleza embelesa.

Hay otros regalos que pueden ser aún más significativos: la música y el canto porque conmueven las fibras más delicadas de la persona.

Pero como el regalo es un símbolo de nuestra entrega la humanidad ha descubierto que invitar a una cena, a un banquete tiene un significado especial porque el invitado hace tan suyo el don, que se convierte en su propia carne y en su propia sangre.

Jesús quiso acomodarse a nuestra manera de entender las cosas y de vivirlas, por eso utiliza con frecuencia el símbolo del banquete y cuando quiso invitarnos a la íntima y estrecha unión con El, nos dijo: “tomen y coman: este es mi cuerpo; tomen y beban esta es mi sangre” (Mt. 26,26-27).  Y antes había anunciado: “el que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él” (Jn. 6,56).  Porque así como lo que comemos se transforma en nosotros, al comulgar nos transforma en El.

Finalmente:  cuando una persona quiere agradecer a otra un gran favor lo invita a cenar; también nosotros para agradecer al Padre todo lo que nos ha dado en Jesús le ofrecemos el “Banquete de acción de gracias” que eso quiere decir “eucaristía”.

Quedas contenta?

Ya vamos llegando al final; voy a transcribirte el último capítulo de¡ bellísimo libro de Dom Marmion.

ADMIRABLE FECUNDIDAD DE LA ESPOSA DE JESÚS

“Cuando una persona utiliza con fervor los numerosos y admirables medios que nuestro Señor ha instituido y que diariamente pone a nuestra disposición para atraernos a El; cuando cada día se une a Jesús llena de fe, confianza y generoso amor, produce numerosos frutos y alcanza una sobre” natural fecundidad.

La verdadera esposa de Jesús vive desprendida de las criaturas de si misma para unirse al Verbo, para dejarse dirigir por El; no tiene ningún pensamiento, sentimiento, deseo, actuación, etc. que no dependa de su gracia, que no sea efecto de su amor.  De esto depende la fecundidad de la esposa porque Jesús dijo: “quien permanece en mí y yo en él, produce mucho fruto; pero sin mí no puede hacer nada”  (Jn. 15,5).

Pero no olvidemos que esta unión con Jesús es de orden puramente

divino: ninguna fuerza natural, ninguna industria humana puede realizarla: “es el Espíritu el que da la vida” (Jn. 6,64).

Jesús fue concebido en el seno de María, por obra del Espíritu Santo; también en nosotros, la fecundidad de nuestras obras depende de su gracia y de su amor.  Dos elementos son esenciales para la fecundidad sobrenatural de nuestras acciones: la gracia santificante y la pureza de intención: ambas llevan a la persona a repetir: “lo que a él le agrada, eso es lo que yo hago siempre”.  Y una esposa así entregada, arrebata al esposo: “cómo eres de bella esposa mía” (Cantar 4,1); “muéstrame tu rostro, oh amada mía, que tu faz está llena de encanto” (Cantar 2,14).

¿Pero de quién recibe todas estas riquezas, todo este esplendor, sino es del Esposo?  “Mi alma glorifica al Señor… porque ha hecho en mí maravillas” (Lc. 1,46-49).  “Yo he plantado, dice San Pablo, otro cuidó la planta, pero fue Dios quien le hizo crecer y desarrollarse (1 Cor 3,6).  En el orden providencia Dios no da este crecimiento sino a condición de una ardiente oración, sostenida por una vida de entrega y de unión con Jesús.

Un cristiano no puede contentarse con llevar una vida buena, su vida tiene que ser apostólica; no puede pensar solo en sí, tiene que preocuparse por los demás.  El apostolado es la mejor escuela para su futuro hogar: allí debe preocuparse simultáneamente por el esposo, por los hijos, por la servidumbre, por los vecinos, etc..

Llegará el momento en que dejará al esposo terrenal, para encontrarse con el Esposo celestial y escuchará de sus labios esa invitación eterna: “ven esposa, ven” (Apoc. 22,17).

Aquí  termina  la   transcripción   del   libro.   Que  el  Señor  te  lo  haga

comprender y gustar.

Afectísimo en Cristo,

PAFER

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: