RSS

Amor al Projimo


De Margarita

Comentando con otras compañeras estábamos de acuerdo que todavía nuestro ambiente es muy sano.  El tema de conversación es generalmente el noviazgo.  Pareciera que la que puede decir que tiene novio es más que las demás, claro que el noviazgo no pasa de ser un flirteo, como dicen.  Pero una se arregla para atraer la atención y se encanta cuando un muchacho hace alusión al vestido, al peinado, etc.

Creo sinceramente que lo que hace un mal enorme son esas revisticas de amor que están apareciendo en cantidades.  A mí personalmente la curiosidad también me atrajo, pero pronto me aburrieron porque siempre dicen lo mismo.  En cambio hay unas niñas que se las devoran, especialmente las que tienen problemas familiares.  ¡Qué terminarán por entender como amor leyendo estas noveluchas!

Nosotras nunca hablamos de temas como la pureza.  El título del capítulo que me transcribió me pareció hermosísimo y muy propio para nosotras “la guarda del corazón”.

Sus cartas me han hecho mucho bien porque tratan los temas que más nos interesan: amor, noviazgo, matrimonio.  Querría que me insistiera más en el tema de cómo debo llevar una vida como esposa de Jesús, ahora en mi juventud, mientras llegue el momento de decir cuál debe ser mi estado de vida para el futuro.

Yo le pido mucho a Jesús que nos siga ayudando en este hermoso trabajo de prepararnos para ser las esposas de Jesús.

Margarita

 

A Margarita

Creo que en una carta anterior te había advertido que yo nunca había hecho apostolado con chicas, porque he dedicado mi vida a los muchachos y lo que sé de ellas es porque ellos me lo han contado.

Me animé a escribirte estas cartas por lo que te interesaron tanto las que envié a Juan.  Pero me entusiasma el ver el efecto que produce en ustedes.  Ya esta correspondencia está siendo larga pero si presta algún servicio continuaremos.

Ya puedo hablarte sobre “OASIS”.  Hacia 1950 un Padre llamado Ricardo Lombardi, animado por el Papa Pío XII  fundó el “Movimiento por un Mundo Mejor”, se trataba de preparar la mentalidad de todos los que habían sufrido las consecuencias de la guerra, para que el mundo que iba a surgir de los escombros fuera mejor que el que habían destruido las bombas.

Dentro de esta reconstrucción el puesto más destacado debía tenerlo la familia.  Entre los que llevaban adelante el movimiento estaba un padre de apellido Rotondi.  A él se le ocurrió que el mundo se había convertido en un desierto sin vida en el cual se encontraba cual oasis donde la vegetación, las flores, el agua demostraban que había vida.

Como en la organización social la vida dependía de la organización de nuevos hogares, organizó un movimiento de novios, que fueran como un oasis dentro del mundo.  Y para que esos novios se prepararan dignamente al matrimonio, los invitó a una espiritualidad tan alta que llegara hasta el voto de castidad como preparación al matrimonio.

Por más que este lenguaje fuera poco comprensivo para un mundo tan materialista como el actual, el movimiento se extendió rápidamente e incluso llegó a Suramérica.  En la actualidad no sé cómo va, si te interesa sería necesario escribir a Italia donde está la sede del movimiento en Roca di Papa, Roma.  Es lo que sé del movimiento.  Ahora volvamos a nuestro libro.

AMOR AL PRÓJIMO

En el hogar el amor al esposo no impide el amor a los hijos, por el contrario: lo estimula.  De la misma manera el amor a Jesús es fuente del amor a los demás pues son parte de su cuerpo místico y como él lo dijo: lo que hagamos al más pequeño, se lo hacemos al mismo Jesús.  Debemos amar al prójimo así como es.  Mientras una persona es más santa, es decir más desprendida de las criaturas y más entregada a Dios, descubre en su corazón más riqueza de afecto.  La pureza del amor es en los santos el secreto de su fuerza y santidad.  Démosle a Jesús la plenitud de nuestro amor y así entenderemos mejor su precepto de amarnos los unos a los otros como El nos ha amado.  Pero el esposo celeste reclama la prioridad total de nuestro amor.  El amor humano no tiene porqué separarnos de El si es verdadero amor, pero como la sensibilidad puede tratar de sobreponerse, la oración producirá el equilibrio”.

Cuando el Señor nos deje comprender que nuestra vocación está en amar a alguien aquí en la tierra que “divida nuestro corazón”, según la expresión de San Pablo, es cuando más tenemos que decirle a Jesús:  “Tú eres mi Dios y mi Todo; yo te amo con todo mi corazón; te agradezco este nuevo amor y quiero amarte más en la nueva condición que quieres que yo asuma”.  Feliz la persona que pueda pronunciar palabras como éstas con toda sinceridad.  Jesús le responderá con una ternura infinita, prenda de sus bendiciones: “también yo te amo y te haré sentir las ternuras de mi amor”.

Margarita:  como vienes dándote cuenta, por la transcripción del libro, el profundo amor a Jesús hasta llegar a sentirte como su esposa, es la mejor preparación para el matrimonio, tienes que entender que el día en que se prenda en tu corazón un amor humano, no tienes por qué romper con ese amor divino; sería una injusticia imperdonable porque es precisamente Jesús quien en la ternura de su amor, te da esta persona con quien vas a compartir tu amor.  Con qué delicadeza vas a

enseñar después a tus hijitos a amar a ese Jesús a quien le debes tu propio hogar y a quien generosamente permitió que tu corazón estuviera dividido.  Estas cosas, Margarita, no se entienden sino en la intimidad de la oración.

Afectísimo en Cristo,

PAFER

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: