RSS

Poema


De Margarita

“Cómo expresarle mi agradecimiento.  He leído su carta varias veces. Le confieso francamente que ignoro por completo lo que es un noviazgo de verdad, aun cuando de eso es de lo que más se habla, y en lo que se refiere al bautismo ni por mi mente había pasado que fuera un matrimonio espiritual; sencillamente había pensado que como con él uno entra a la Iglesia y nada más.

Las muchachas de mí edad piensan simplemente en casarse, quizás sin la preparación necesaria, aunque he oído que hoy hay que hacer un curso especial.  El otro día le oí decir a mi mamá: “Lástima que a uno no le hubieran enseñado a ser madre”.

Ya quedé intrigada por el libro que me anuncia: no podría yo comprarlo y leerlo?  Dónde se consigue?  Qué debo hacer? Espero su respuesta.

Que el Señor le ayude en sus trabajos apostólicos.

Margarita


A Margarita

…..Lo que debes  hacer es orar.  Sabes lo que es la oración.

Verdad? Orar es dialogar con Dios.

Permíteme que te haga reflexionar sobre lo que es un noviazgo.

Un día no casual sino providencialmente, porque está en los planes de Dios, a una chica le llama la atención un muchacho; es posible que lo haya visto antes pero no se había fijado en él.  Con intuición femenina, ella lo mira, lo escucha, lo estudia y allá en su interior se produce lo que la juventud llama “un flechazo”.  Presupongo que la chica es seria y no una cabecita loca como hay tantas.  Ella comienza a recibir atenciones del joven, que a su vez busca demostrarle con su actitud que también él puso sus ojos en ella.  Cuando se separan ella revive en su imaginación los detalles de los encuentros con él.

Creo que te encuentras en esta etapa en tus relaciones con Jesús.  Tengo en la mano un hermoso poema el cual te transcribo a continuación, unos versos que expresan exactamente el estado psicológico de quien se ha encontrado cara a cara con Jesús:

Hace ya algún tiempo que Juan está serio;
hace ya algún tiempo que está pensativo
El no lo comprende, pero hace algún tiempo
que todo en el mundo lo deja vacío, que nada lo sacia,
que nada lo llena, ni el lago profundo, ni el cielo infinito.

Y todas las cosas de este pobre mundo,
despiertan en su alma anhelos más vivos
de algo más eterno, ansias de grandeza,
nostalgia de un algo más grande…… infinito.

Juan no lo comprende y está pensativo
Juan solo recuerda, que ese mal secreto
que esas ansias vivas, de un algo infinito
nacieron la tarde que por vez primera
habló con el hombre de mirar divino.

Aún Juan recuerda, cómo ha de olvidarlo!
las pocas palabras que el Bautista dijo:
“Mirad al  que borra las faltas del mundo”
Y Juan siguió entonces al desconocido.

Así lo recuerda serio y pensativo, el joven barquero
y mientras remienda sus redes deshechas, uniendo los hilos
en su pecho siente, recordando aquello, algo más intenso,
algo más sombrío que el azul del lago, algo más profundo
que el azul del cielo, del cielo infinito.

Pero tú te acercas Señor y lo miras
Juan comprende entonces que ese gran vacío
que esa gran nostalgia de su alma sedienta
era la nostalgia del hombre que ha visto tu rostro sagrado
y con esa imagen, grabada en el alma va buscando alivio
entre las criaturas y no puede hallarlo porque se halla herido
porque se halla herido con llaga incurable
y siente que lleva, allá en lo más hondo del alma  escondido
el dardo certero, la aguda saeta de tu amor eterno,
de tu amor divino.

Juan comprende entonces que tu amor lo ha herido.

Afectísimo en Cristo,

PAFER

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: