RSS

Vocación a la Diginidad de Esposa de Cristo


De Margarita

…..  No se como responder su  última carta.  Si quisiera decirle todo lo que he pensado, todo lo que le he dicho a Jesús, no sé cuántas páginas ocuparía, creo que ese canto que aquí entonamos con frecuencia expresa maravillosamente lo que quiero decirle:

Jesucristo me dejó inquieta
su Palabra me llenó de luz
nunca más yo pude ver el mundo
sin sentir aquello que sintió Jesús.

Yo vivía muy tranquila y descuidada
y pensaba haber cumplido mi deber
muchas veces yo pensaba equivocada
contentarme con la letra de la ley.

Más después que mi Señor pasó
nunca más mi pensamiento descansó.

Yo creía estar segura y realizada
y dejaba descansar mi corazón
y siguiendo por la vía equivocada
cosechaba en mi vida una ilusión,
más después que mi Señor pasó
mi ilusión y mi engaño se acabó.

Sigo a veces intranquila por la vida
sin respuestas al que viene a preguntar
mucha gente aún se encuentra adormecida
y sin ganas de saber y de llegar
más yo sé que El volverá a pasar
y el descanso en inquietud El va a cambiar.

También dejo que Jesús le diga lo que yo soy incapaz de expresar,

Margarita

 

A Margarita

…Qué hermoso canto!  ya lo había oído, pero al leer la letra me parece verdaderamente hermoso.  Razón tiene el Concilio cuando dice que en la liturgia debemos poner el alma en consonancia con la voz.

Me parece que ya es tiempo que comience a transcribirte el hermoso librito de Dom Columba Marmión “Esposa del verbo”.  En nuestras cartas lo comentaremos.  Haré las adaptaciones necesarias como para que lo sientas escrito para tí.

Capítulo primero:
VOCACION A LA DIGNIDAD DE ESPOSA DE CRISTO
 

“El don por excelencia que Dios hace a la criatura humana, es la gracia de la adopción sobrenatural en Cristo-Jesús, el Verbo Encarnado.  El ser soberano, infinitamente perfecto, que no depende ni tiene necesidad de nadie, deja que su inconmensurable amor desborde sobre la criatura, para elevarla hasta la participación de su Vida y de su felicidad.  Este don que excede las exigencias y sobrepasa las fuerzas de la naturaleza, hace verdaderamente del hombre el hijo del Padre Celestial, el hermano de Jesús y el Templo de Espíritu Santo.

Pero quien conscientemente de le entrega tiene con Dios una relación más íntima y, en cierto sentido, más profunda, que la que se desprende de su condición de hijo.  Es invitado por Jesús a que sea su esposa”.

Por hoy no te transcribo más del libro.  Quiero que te detengas a profundizar en tu vocación de hija de Dios, y en tu tenue vocación de esposa de Jesús.  En realidad no son dos vocaciones, sino el desarrollo de un mismo plan de Dios.

Como te das cuenta las relaciones entre Dios y los hombres, están basadas en el amor.  En la próxima carta verás cómo el amor de Dios se manifiesta de diversas maneras según las personas y espera una reciprocidad igual.  Pido al Espíritu Santo, especialmente en estos días, que te ilumine.

Afectísimo en Cristo,

PAFER

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: