RSS

Actitud de los que Sirven


De Margarita

….. Usted no se imagina cómo ha cambiado mi modo de pensar respecto a la manera de entender la vida de entrega a Dios, creo que se va a reír con lo que le voy a decir: si yo me casara, ciertamente no estaría pensando en la cocina, ni en el arreglo de la ropa, ni en el cómo atender a los niños cuando se enfermen, sino en mi esposo, el que se va a casar conmigo, en el día del matrimonio y hasta en la luna de miel.  Por qué al pensar en servir a Dios toda mi preocupación se ha centrado en lo que voy a hacer: dar clases, atender niños, cuidar enfermos y tantas cosas más, y nunca se me había ocurrido pensar que todas esas cosas son consecuencia de mis desposorios con Jesús?  Pero es que, para serle franca, yo nunca había oído hablar en la condición de ser una esposa de Jesús; algo más, ni siquiera entiendo del todo lo que eso significa.  Me gustaría preguntado a algunas de mis amigas, cómo entendieron ellas su vocación? qué preparación recibieron y si actualmente tienen conciencia de su condición de esposas de Jesús.  Algún día lo haré.

Hablemos ahora del pasaje del libro que me cita.  Qué poco reflexiona una sobre la condición de hija de Dios; y pensar que es para hacernos partícipes de su Vida y de su felicidad!

¿Por qué oye uno hablar tan poco de las relaciones del cristiano con la Santísima Trinidad? ¿ A qué más puede una aspirar que a ser hija del Padre, hermana de Jesús y Templo del Espíritu Santo?  Me quedé largo rato charlando con  Jesús; le decía que cómo iba a ser su esposa, si ni siquiera había tomado conciencia de mi condición de hermana.  Cuántas veces tomo sus cartas, me entro a mi cuarto y las leo una y otra vez.  ¿Verdad que estoy aprendiendo a ser novia?  Eso es lo que todas hacen con las cartas que los novios les escriben.  No le digo que los de mi casa le mandan saludes porque nadie sabe que estoy recibiendo estas cartas.

Hasta pronto,

Margarita

 

A Margarita

De verdad que estás aprendiendo a ser novia; pero como tú misma dices.  ¿Cómo vas a comportarte como esposa, si aún no te has comportado como verdadera hermana de Jesús?  Cuando los Obispos Latinoamericanos se reunieron en Medellín en 1968, enseñaron algo sorprendente, dijeron que Dios llama a los hombres a distintas vocaciones, pero estas llamadas son una invitación que nosotros debemos aceptar libremente.  Ellos utilizaron la palabra “optar” y dijeron que los estilos de vida son diversos pero nuestra primera opción es por el estilo de vida “laical”. ¿Sabes lo que esto quiere decir?  Que el cristiano tomo conciencia de su  condición de tal y se resuelve a vivir como hijo del Padre, hermano de Verbo y templo del Espíritu Santo.  Opta tú ya por vivir como Dios quiere, es la mejor preparación para que puedas optar por ser su esposa.  Y antes de continuar la trascripción del libro toma tu nuevo testamento y lee en el Evangelio de San Mateo el capítulo 22 del 1 al 14 y el capítulo 25 del 1 al 13; y en el Evangelio de San Lucas el capítulo 14 del 15 al 25.  En estas parábolas se habla de bodas y banquetes preparados con esa ocasión.  Mira qué pobres las excusas que dan los invitados para no asistir: “he comprado una finca y necesito ir a verla” (Lc 14,18); “he comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas; acabo de casarme y por eso no puedo ir” (Lc. 14, 20).  Es increíble, pero así responden los hombres al amor de Dios, cada uno de estos tres invitados optó por algo que a su juicio le impedía aceptar la invitación que se le hacía.  Ahora sí continúo la transcripción del libro.

ACTlTUD DE LOS QUE SIRVEN

“Jesús mismo compara más de una vez el Reino de Dios a un banquete nupcial; Dios en su Verbo y por su Verbo, llama a las almas al festín de la unión Divina.  Pero en un banquete hay diversas categorías de personas:

Ante todo los que sirven.

Cómo se comportan?  Su actitud es siempre de respeto.  Se mantienen de pie y ejecutan las órdenes que se les dá.  Reciben una paga por sus servicios, si ejecutan bien sus funciones son estimados; pero ni se les sienta a la mesa, ni se les admite en la intimidad, ni se les revela los secretos.

Esta es la imagen de los cristianos que obran solamente por temor servil.  Tratan a Dios como a un Señor y muchas veces lo juzgan como severo y exigente ( Mt 24,24).  No hacen sino lo que se les ordena, para no recibir castigos.  Viven y obran como dice el Apóstol: “en espíritu de servidumbre” (Rom. 8,15).  Nunca entraran en intimidad con Dios.

Me parece que son suficientes temas para tu reflexión.

Afectísimo,

PAFER

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: