RSS

Conclusión y Misión


De Margarita

No me diga que al terminar la transcripción del libro, nuestra correspondencia llegó también a su final.  Ya llevamos un buen tiempo en que parte de la reunión que hacemos en el grupo, la dedicamos a leer y comentar sus cartas. ¡Hemos aprendido tanto!  En ellas se tratan tantos puntos interesantes de los cuales una nunca oye hablar.

Una cree que estos temas de espiritualidad son solamente para las monjitas. ¡Cuándo había una pensado que nuestra condición de esposas de Jesús era consecuencia de nuestro bautismo! Qué iba una a imaginar que vivir nuestra juventud como esposas de Jesús, era la mejor preparación que podríamos tener para nuestro futuro hogar.  En fin, tantas cosas que aún nos quedan por tratar.

En todo caso todas queremos expresarle nuestro agradecimiento por el trabajo que se ha impuesto y desde ya le decimos que el futuro hogar que pensamos formar, no será como tantos que hoy vemos, sino el que corresponda a quien ha vivido como esposa de Jesús.  Que el Señor lo bendiga.

Margarita

 

A Margarita

No hay duda de que cuando uno llega al final de algo la nostalgia se deja sentir.  Pero tus palabras me llenan de optimismo: unos jóvenes que se propongan a ser “el doble de Jesús” y unas chicas que vivan como “esposas de Jesús”, el día que formen un nuevo hogar, Jesús va a ocupar el puesto que le corresponde, van a recibir “amorosamente” de las manos de Dios los hijos que El tenga a bien enviarles y a su vez los formarán como ellos mismos fueron formados y la humanidad verá una nueva aurora al  volver la familia a sus cauces netamente cristianos.

¿Has oído hablar de Santa Margarita, cuyo nombre llevas?

Jesús siempre habla a sus esposas en lo íntimo de sus almas, pero ha habido algunas santas con quienes ha tenido especiales efusiones de amor.  Un día le decía mostrándole su corazón: “Mira, Margarita, este Corazón que tanto ha amado a los hombres y en cambio de ellos no ha recibido sino menosprecio y olvido”.  Y terminó  por hacerle una petición desconcertante: “al menos ámame tú”.

En el desarrollo de estas cartas ha quedado claro que el primer cuidado de la esposa es escuchar al esposo y complacerlo en lo que él pide.  Jesús solicita lo mínimo: “al menos ámame tú”.

En la intimidad de la oración la Santa pregunta a Jesús qué quería que ella le diera y Jesús sencillamente le dijo: “dame tu corazón”.

A través de los siglos el corazón es el símbolo del amor, por eso a la persona amada se le estrecha contra el corazón; y Jesús que cuando estuvo aquí en la tierra “amó con corazón humano” (IM 22,2), nos pide una correspondencia plenamente humana.

En los coloquios con Jesús Santa Margarita le pedía una especie de fórmula para concretar ese amor y Jesús le propuso un pacto: “cuida tú de mi honra y de mis cosas, que yo cuidaré de tí y de las tuyas”.

Para terminar te pregunto Margarita: ¿Puedes temer que Jesús se interponga en tu camino? ¿ No es por el contrario tu entrega a El, la garantía del éxito en el camino que tú escojas en la vida, porque ves que es precisamente eso lo que Jesús quiere?  ¿Puedes encontrar una mejor escuela de amo?

“Si el amor que me tenéis

Dios mío, es como el que os tengo.

Decidme: en qué me detengo?

0 vos, en qué os detenéis?

Alma: qué quieres de mí?

Dios mío, no más que verte

– Y qué temes más de tí ?

Lo que más temo es perderte.

Un alma en Dios escondida:

¿Qué tiene que desear

sino amor y más amor

y en amor toda encendida

tornarte de nuevo a amar?

Un amor que llene, os pido

Dios mío, mi alma, os tenga

para hacer un dulce nido,

a donde más le convenga.

Santa Teresa de Jesús.

Afectísimo en Cristo,

PAFER

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: