RSS

Dejarlo Todo


De Margarita

Gracias por el resumen; aunque no podría hacerlo tan completo tengo la satisfacción de que el tema lo había entendido completamente.

Le he dicho a mi hermano que me preste las “Cartas a Juan”, ahora comprendo la idea central de esas cartas: el joven cristiano es el doble de Jesús y la joven cristiana debe ser la esposa de Jesús.  En realidad si uno se propusiera a ser eso qué distinta sería la juventud.

Ahora comprendo totalmente una frase de las “Cartas a Juan” cuando el tal Jimmy hablando de su trabajo en Hollywood decía que un doble es una persona sin personalidad y el Padre le decía que exactamente eso es un Cristiano.  Esto hay que entenderlo muy bien porque en el mundo de hoy si algo se aprecia, es la personalidad, pero el libro que usted me está transcribiendo aclara muy bien el punto: se trata de desarrollar lo más perfectamente posible la personalidad para entregársela a Jesús como su naturaleza humana se le entregó sin reservas.

Padre, perdóneme la pregunta: por qué no le  hablan a una de esto?  El otro día en una conferencia nos hacían caer en cuenta que San Pablo expone en sus cartas esa doctrina tan sublime y que iba dirigida al pueblo común y corriente, infinitamente más inculto que nosotros.  Nos hablan como a niños; nos tratan como niños; pero si no nos ayudan a madurar cristianamente, no llegaremos nunca a un noviazgo serio y mucho menos a ser y comportarnos como esposas de Jesús.

Perdóneme:        me resultó esto como muy dogmático pero creo que me salió del alma espontáneamente.

Espero ansiosamente su respuesta.

Margarita

 

A Margarita

Qué linda tu carta; se ve que vas madurando y que ya no eres una del montón.  Como muy bien lo anotas, si los muchachos se propusieran ser los dobles de Jesús y las chicas las esposas de Jesús, con qué juventud contaría la Iglesia.  Y ese es el objetivo de estas cartas.  Muéstraselas a tus amigas; escucha sus comentarios, algunos serán de una frivolidad impresionante, no importa, pero habrá algunas que se interesen y podrías formar un pequeño grupo para leer, comentar y profundizar el tema de las cartas.  Cómo me gustaría conocer lo que las chicas piensan al respecto.

Comienzo por transcribirte el capítulo tercero del libro; trata un tema sumamente delicado, que es necesario encarar de frente ya que es atacado también frontalmente.

Capítulo tercero:
DEJARLO TODO
EL DESPRENDIMIENTO, PRE-REQUISITO DE UNA ESPOSA

Según el pensamiento de San Pablo, la unión del Verbo y de la naturaleza humana es la imagen de la unión de la Iglesia con Cristo.  Pero la unión de Jesús con su Iglesia, como esposa, no se realiza de una manera concreta y particular sino en los cristianos, en la unión de cada persona individual con el Verbo encamado.

Cuando Jesús habla del Matrimonio, la primera palabra que utiliza es “dejará” y enumera todas las personas de quienes debe desprenderse para que pueda llegar al segundo momento deseado y anhelado “y se reunirá” para realizar el misterio de la unidad “y formarán un solo ser”.

Es la separación plenamente consentida y realizada en vista de un ideal: el matrimonio.  Es el desprendimiento de todo lo que pueda constituir un obstáculo para la unión perfecta.

En la parábola de “Nupcias reales” Jesús enumera los principales obstáculos que impiden a los invitados dar una respuesta afirmativa a la invitación del Rey.  Primero: “acabo de comprar cinco yuntas de bueyes y tengo que ir a probarlas” (Lc. 14, 19).  La absorbente preocupación por las cosas materiales es más importante que responder a una demostración de afecto.

Segundo:  “compré un campo y tengo que ir a verlo” (Lc. 14, 18), es que acaso el ser esposa de una persona aquí en la tierra impide continuar siendo la esposa de Jesús?.  Hasta aquí le transcribo el libro y ahora permíteme, Margarita, que te haga un comentario y te invite a una reflexión.

¿Habrás oído hasta el cansancio que hoy las familias, especialmente los matrimonios jóvenes están llenos de problemas y creen que todo se resuelve con el matrimonio civil o con el divorcio?. Si la juventud femenina entiende y vive esta doctrina maravillosa de ser esposa de Jesús, tendrá en esta vivencia la mejor preparación para su futuro matrimonio.  Analiza estos tres puntos del evangelio y encontrarás en ellos la causa de los fracasos en el matrimonio.

La fórmula del sacramento del matrimonio dice: “Yo me entrego a ti”, me entrego, es decir que en adelante no se pertenece.  La teoría de la liberación femenina tiene su fundamento en esas dos sencillas palabras.  La liberación femenina suprime la palabra “me” y dirá: yo te entrego parte de mis cosas, parte de mi tiempo, parte de mi misma, pero ella no se entrega.

¿Comprendes, Margarita, la importancia del desprendimiento?  ¿Comprendes que si tú te has desprendido de las cosas, de las personas y de ti misma para ser una auténtica esposa de Jesús, podrás decir un día verdaderamente al que el Señor te dé por esposo: “Yo me entrego a tí?”.  No quiero abusar de tu paciencia y ya esta carta está bien larga.  Dime qué piensas de todo esto.

Afectísimo en Cristo,

PAFER

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: