RSS

Las Tres Grandes Fallas


De Margarita

No se imagina el impacto de su carta; la leímos en grupo y todas hablábamos al tiempo.  Parece que una piensa en ser religiosa, todas las demás queremos formar nuestro hogar y discutimos largamente sobre las tres condiciones de una esposa:

– dejarlo todo

– demostrar con hechos las palabras

– guiar la vida por las palabras del esposo.

No tome a mal mis palabras pero yo creo que no hay una sola chica que se comprometa a esto cuando piense en casarse.  Hoy cuando se habla de liberación de la mujer, ella :

– no solo quiere dejarlo todo, sino conseguir más, incluso un esposo;

– busca demostrar con hechos lo que con gusto repite: que es libre e

Igual al hombre;

– y no va a estar pendiente de lo que el esposo diga para hacer eso.

Usted nos habla un lenguaje exactamente contrario al nuestro.

Sus cartas son muy hermosas pero sus palabras tocaron nuestra sensibilidad, y no obstante nuestra voluntad, nuestra naturaleza se nos revela.

¡Qué más quiere un hombre que se case con nosotras que encontrar una esposa así, para reafirmar su machismo!

Perdóneme por la brusquedad de mis palabras, pero creo que le agradará mi sinceridad.

Aclárenos un poco estas ideas porque estamos confusas.  Todas le envían un cariñoso saludo.

Margarita

 

A Margarita

Ahora el entusiasmado soy yo.  Es la mejor carta que me has escrito.  Ahora me toca a mí pedirte a tí y a tus compañeras, que no se vayan a molestar por mis palabras.  Tu carta es un reflejo f¡el de las chicas de hoy.  Manifiestan tres grandes fallas:

La primera es que dejan que la sensibilidad supere su inteligencia.  El tema de las cartas es espiritual.  Comencé a escribirlas para responder a tu inquietud ya que habías leído las “cartas a Juan” y si a él le proponía una espiritualidad basada en ser “el doble de Jesús”, a ti te propongo una basada en ser “la esposa de Jesús”.  Pero como ni Juan tiene vocación sacerdotal ni tu tienes vocación religiosa, el tema de las cartas debe llevarlos a los dos a vivir su compromiso bautismal para prepararse a cumplir la misión que el Señor les confía en la vida.

La segunda es que perdieron el hilo  del libro.  El autor del libro que te estoy transcribiendo parte de lo que de ser una      buena esposa, para que al menos se comporte con Jesús de igual manera.  Quiere decir esto que les faltó reflexión y perdieron de vista lo esencial para concentrar su atención solo en los títulos.

La tercera es que reaccionaron como cualquiera de las chicas actuales.  Precisamente el objetivo de estas cartas es ayudarles a pensar “en cristiano” y superar las ideas corrientes que pasan de boca en boca, como resultado de la radio y telenovelas y de las mil revisticas de mal gusto que a diario se publican.

Y ahora les pregunto: ¿Quieren que su matrimonio y su futuro hogar sea como la mayoría de los que hoy se están formando?  Estoy seguro que no.  Todo es tan vacío en las relaciones de noviazgo y por eso hay tantos problemas en los matrimonios y por eso hay tantos divorcios y por eso se estableció el matrimonio civil y por eso la sociedad se está disolviendo.

Reflexionen un poco y entiendan que si ustedes comienzan con el aprendizaje de esposas de Jesús, gustosamente lo dejarán todo por El y aprenderán a dejar padre, madre, hermanos y amigos, para unirse más tarde a su esposo y formar con él un solo ser.  Es lo que enseña Jesús en el Evangelio (Mt. 19,1-6) y San Pablo en los corintios (2 Cor.11,2-3).

Piensen también que si los hechos no demuestran la veracidad de las palabras, éstas se vuelven engañosas.  La psicología del hombre y de la mujer son muy diferentes.  A la mujer le encanta oír una y otra vez que la aman; al hombre no, pero espera que se lo demuestren con hechos.  El adagio popular es muy sabio: “obras son amores y no buena razones”. ¿ No les parece que es un maravilloso aprendizaje para el futuro comenzar desde hoy a demostrar a Jesús su amor en el apostolado y no contentarse sólo con decirlo de palabra?

Además: ¿Cómo sabemos lo que otro piensa y quiere si no es por las palabras que dice? ¿ No creen que si ustedes son constantes en escuchar lo que Jesús dice en el Evangelio y a ponerlo en práctica, aprenderán a estar pendientes de lo que más tarde su esposo diga para complacerlo?  Por más movimiento de liberación de la mujer, ella siente su debilidad y necesidad de un hombre serio y responsable que la proteja.  Digan lo que digan, el hombre seguirá siendo el jefe del hogar.  Por eso los movimientos de liberación están concebidos por solteronas y divorciadas, que encuentran así el medio de expresar su frustración.

Vuelvan a leer las cartas sin perder de vista que estamos hablando de la esposa de Jesús y no de otra cosa.  Qué hogares tan bellos se van a formar con un aprendizaje como éste.  Ya no querrán rechazar los hijos, sino como dice el Concilio: “los recibirán amorosamente de las manos de Dios”.

Que el Señor las ilumine y las llene de su amor.

Afectísimo en Cristo,

PAFER

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: