RSS

Recuento de Ideas


De Margarita

Me siento como subiendo a una montaña muy elevada, necesito sentarme a descansar, respirar profundo, contemplar el paisaje.  Son cosas tan bellas, que si no hago una tregua, me parece que no puedo seguir adelante.

Hace pocos días asistí a una conferencia.  El padre que hablaba hacía permanente referencia al Concilio Vaticano 11 y nos explicaba que a la persona humana no se le puede entender sino a la luz del Verbo encarnado.  Creo que yo entendí mejor esta frase que los otros que estaban en el salón.

En medio de pensamientos tan altos, la idea es al fin y al cabo sencilla: que yo, con toda mi personalidad, me entregue a Jesús, como la naturaleza humana se entregó al Verbo para que El lo dirija todo.  Y asì como el amor fue el que movió al Verbo para asumir y unirse a la naturaleza humana y a ésta para entregarse, así responda yo al amor que Jesús me tiene y me le entregue a El totalmente, sin condiciones.  ¿Estoy en lo cierto? ¿ He entendido bien?  Ahora viene lo más grave: que eso se convierta en realidad.

Espero ansiosa su carta,

Margarita

 

A Margarita

Me dejaste sin palabras, Margarita, qué puedo yo añadir a tan maravilloso resumen? has entendido a la perfección.

Sin embargo por darte gusto te hago un sencillo recuento de las ideas del libro que te estoy transcribiendo.

1.      Por un inmedible amor, Dios ha querido unirse a la persona humana que había creado a su imagen y semejanza.

2.      Para que pudiéramos comprender cómo quería que fuera esa unión, Dios utilizó, a través de toda la Sagrada Escritura, la imagen del esposo y de la esposa y por lo tanto las expresiones de noviazgo y nupcias.

3.      Para que viéramos ese misterio inmedible, como plasmado en la realidad, el Verbo como esposo, asumió la naturaleza humana como esposa.

4. La manera como la naturaleza humana es esposa del Verbo, nos enseña cómo deben ser nuestras relaciones con Jesús.

5. La naturaleza humana en Jesús tiene cuatro rasgos que la caracterizan, como esposa del Verbo:

–        No tiene personalidad propia;

–        se entrega total y absolutamente al Verbo;

–         no vive sino para El;

–         su dependencia es absoluta.

6.      Nuestra unión con Jesús debe tener las últimas tres características, y para lograrlo es necesario que desarrollemos nuestra personalidad hasta el máximo, para poder entregársela sin reservas a Jesús.

7.      Así como todo lo que Jesús hizo se debió a esa maravillosa unión del Verbo con la naturaleza humana, así el fruto de nuestro apostolado dependerá de nuestra entrega a Jesús.

Creo Margarita, que en estos siete puntos, puede comprenderse la maravillosa doctrina del libro que te estoy transcribiendo.  ¿Quedas contenta?  Espero que sí.

Afectísimo en Cristo,

PAFER

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: